Eng English version
Menu

Consideraciones legales respecto a los contenedores chilenos varados en China por el coronavirus

05 de Febrero 2020

Esta semana el SNA reportó una preocupante situación de al menos 1.500 containers de cerezas chilenas varados en China por coronavirus, estos aún no se han podido vender y ya comienzan a tener ciertos estados de descomposición.

Si bien la semana pasada Asoex informó que no se habían registrado problemas, había que estar alerta debido a posibles complicaciones en cuanto al tema, ahora la situación aparte de no poder entrar la fruta al país es que la gente que la consume se encuentra asilada de cierta forma ya que no hay gente en las calles ni en sus trabajos por ende la venta de la fruta está directamente relacionada con esta situación.

Según el presidente del Gremio, Ricardo Arztía no sólo esos envíos con fruta nacional son los que están viéndose perjudicados por los efectos negativos que ha traído el brote de la enfermedad a la actividad del gigante asiático: "A esos 1.500, agrego que van en tránsito en alta mar no menos de otros 1.500 containers de distintas especies frutícolas que están yendo hacia allá (China) y no hay posibilidades de retorno ni nada", sostuvo Ariztía.

Situación en China

Agentes e intermediarios reportan que las operaciones se están ralentizando en los puertos chinos mientras que el coronavirus sigue haciendo estragos y se extienden las festividades del Año Nuevo Lunar.

A pesar del decreto del Ministerio del Transporte donde instaba a los operadores portuarios a mantener sus embarcaciones productivas, la falta de estibadores y choferes de camiones está afectando negativamente los tiempos de rotación de las naves y los patios de almacenamiento están empezando a saturarse.

El coronavirus ha superado el brote del virus SARS del 2003 con alrededor de 10.000 casos reportados. La Organización Mundial de la Salud clasificó dicha crisis como "Emergencia Sanitaria Mundial".

El Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional está ofreciendo certificados de fuerza mayor para los comercios chinos afectados por el brote del coronavirus en Wuhan.

En el día de ayer, el mercado del transporte marítimo estuvo aterrorizado debido a rumores que afirmaban que las autoridades de la ciudad de Beijing cesarían las operaciones de carga en muchos de sus puertos pero no hubo una declaración oficial al respecto. El agente monegasco Thurlestone Shipping comunicó a sus clientes mediante un reporte que ha habido amenazas de cierre de puertos a lo largo de China debido a la actual crisis del coronavirus. Esto potencialmente mantendría a algunas embarcaciones a la espera para descargar.

Pólizas de Seguro de Transporte Marítimo

Según el Abogado Pablo Rogers del área de Transportes y Seguros de Araya y Compañía Abogados “ Lo que normalmente ofrecen las pólizas de transporte marítimo en su ámbito de cobertura, se extiende desde que la carga abandona su último lugar de almacenamiento para ser transportada al puerto hasta que es recibida por el consignatario en la bodega destinada para ello, sin embargo, se debe tener en cuenta que los riesgos específicos cubiertos en este tramo varían dependiendo de las condiciones ofrecidas por cada compañía de seguros”.

En el caso de la inmovilización en los puertos de China de una gran cantidad de contenedores enviados por exportadores chilenos cuyo contenido es mayormente cerezas, se debe tener presente muy especialmente las características ofrecidas de la cobertura relativa al retraso.

La totalidad de los seguros de transporte marítimo ofrecidos en el mercado chileno ofrecen cobertura y compensación en el caso de retraso de la llegada de la nave al puerto de destino e comparación con lo ofrecido inicialmente al reservar el espacio. En general este retraso, para ser cubierto, no debe ser menor a entre tres y cuatro días.

Por otra parte, y lo que es un poco más inusual, es que las pólizas ofrezcan cobertura, en el retraso del zarpe de la nave, en comparación con la fecha inicialmente informada al recibir la confirmación de reserva de espacio. Dicha cobertura también se activa cuando se trata de un retraso mayor a tres o cuatro días

La cobertura específica que ofrece indemnización en la hipótesis consistente en el retraso que se pudiera producir en el espacio de tiempo que se extiende entre la descarga y depósito de los contenedores en el patio del puerto y su entrega efectiva en las instalaciones del recibidor o consignatario.

“Teniendo en cuenta las particularidades del caso de Coronavirus que actualmente afecta a China, situación que está afectando de manera directa el normal funcionamiento de los puertos de ese país (por falta de trabajadores portuarios y de transportistas terrestres que transporten la carga a su destino), en mi opinión tal cobertura específica es la necesaria para poder exigir a la compañía de seguros la cobertura y posterior indemnización” señala Rogers

Alternativamente, y en combinación con estas coberturas relacionadas con el retraso, las pólizas de seguros ofrecen indemnizar ya sea los daños físicos y la pérdida de condición y calidad ocasionados al producto, indemnizar asimismo la pérdida de mercado que se ocasionó con motivo del retraso, y/o ambas conjuntamente.

En relación a lo anterior, y en el caso de los contenedores que permanecen a bordo de las naves, ni pudiendo ser descargados de éstas debido al congestionamiento de los puertos chinos por la lentitud de las operaciones, creemos que tal situación no constituiría un retraso indemnizable, por cuanto se trataría de un retraso fuera de la responsabilidad de la naviera.

No obstante todo lo anteriormente explicado, se debe tener en consideración que el marco general en el cual se debe entender la aplicación específica de las coberturas ofrecidas por los seguros de transporte marítimo es el transporte mismo. Así, la compañía de seguros de que se trate podría señalar, con el objeto de denegar la cobertura, que el “varamiento” de los contenedores en los puertos de China es una situación en la cual, a pesar de que la cobertura es de “bodega a bodega”, el daño se ha verificado en circunstancias en el cual el transporte marítimo propiamente tal ya terminó y el transporte terrestre que llevará la carga a su consignatario aún no ha comenzado.

Adicionalmente, la compañía de seguros podría señalar, con el objeto de denegar la indemnización, que el motivo de este retraso en el puerto es un caso fortuito/fuera mayor, el cual ocasionaría la falta de trabajadores en el puerto y la falta de transportistas, pero eso sería bastante discutible, y en el caso de exigir vía extrajudicial o judicial el pago de la indemnización, la compañía de seguros deberá probar de manera fehaciente que la situación derivada del caso de epidemia de coronavirus es tal que ha sido imposible el normal funcionamiento de los puertos y el transporte en China, y que tal imprevisto ha sido imposible hacerle frente, constituyéndose efectivamente un caso fortuito/fuerza mayor.

En el caso específico han existido informaciones que el Consejo Chino Para La Promoción del Comercio Internacional está ofreciendo “certificados de fuerza mayor” a las empresas chinas, certificado que también están solicitando los operadores portuarios de ese país.

Una situación más grave sería la que se constituiría la imposibilidad total de acceder a la cobertura del seguro y su consecuente indemnización, este sería el hecho de estar frente a un “Acto de autoridad”, el cual en el caso específico se traduciría en la paralización total de las faenas portuarias y el eventual cierre de los puertos, ordenados por el gobierno chino, lo cual no debe ser descartado si la situación empeora.