Eng English version
Menu

Consideraciones respecto a la contratación de mano de obra extranjera

17 de Diciembre 2018

La llegada de extranjeros al país se ha transformado en una solución para enfrentar la escasez de mano de obra que se había transformado en un problema para el agro.
Sin embargo, es importante tener claro que la contratación de trabajadores extranjeros para realizar labores temporales —como cosecha, poda y raleo, entre otras—tiene requerimientos específicos. No cumplir puede significar que al ser fiscalizados por las autoridades puedan ser sancionados.

Analizar su realidad

Un aspecto clave a considerar en el momento de contratar extranjeros, es que la legislación actual establece que si la empresa —o un rut— tiene más de 25 trabajadores solo podrá contar con un 15% de extranjeros. “Esta limitación no existirá en el caso de que la empresa tenga 25 trabajadores o menos”, asegura Gabriel Bastías, abogado especialista en derecho laboral de la firma Araya.

Así, por ejemplo, si una empresa con más de 25 trabajadores desea tener una dotación extranjera superior al 15% que autoriza la ley, tendrá que crear distintas razones sociales para un mismo campo.
"Para lograr esto se puede dejar al campo como una Sociedad Anónima (S.A.), las instalaciones como bodegas o cabañas como parte de una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (E.I.R.L) y al empleador como una persona natural. Así, se puede contratar a un extranjero para labores de bodega y campo, con dos contratos para dos empresas distintas", asegura.

Documentación necesaria

Una vez que se ha tomado la decisión de contratar trabajadores extranjeros, se debe verificar que los candidatos cumplan con los requerimientos que exige la ley, los cuales en la mayoría de los casos son los mismos que deben cumplir los nacionales, como contar con una cédula de identidad. Uno de los principales requisitos es que los postulantes cuenten con cualquiera de las siguientes visas o permisos:

-Visa sujeta a contrato
Esta visa, que aplica para aquellos extranjeros que estando en su país son contratados por una persona natural o jurídica (empresa) chilena, tiene una vigencia máxima de dos años desde que es expedida y puede ser renovada por dos años más. Una vez que este periodo ha caducado, el interesado podrá optar a la residencia definitiva en la medida que en este periodo no haya salido del país por más de 180 días.
Para obtenerla, el trabajador —en su país— debe pedirle al empresario chileno que le ofrece el empleo que le envíe una copia del contrato vigente firmada ante un notario, la cual tendrá que ser presentada en un consulado chileno junto a diversa documentación como el pasaporte y cédula o documento de identidad.
“Esta visa será válida mientras el contrato con el empleador esté vigente. Así, si el extranjero es despedido, esta perderá su validez y la persona tendrá 15 días para informarlo al Departamento de Extranjería. Si no lo hace, quedará en calidad de irregular y podrá ser deportado”, sostiene Cristóbal Raby, Asociado de Prieto Abogados.
El jurista comenta que esta herramienta es usada mayoritariamente por los empresarios agrícolas que ya han tenido la experiencia de trabajar con una persona extranjera determinada y desean repetir la experiencia en temporadas siguientes.

-Residencia temporaria para trabajar

Otra opción es solicitar una visa de residencia temporaria, la que permite que un foráneo que se encuentra en su país y cumpla con determinadas condiciones pueda venir a Chile a trabajar por un año.
Este documento puede ser obtenido por dos vías: acreditando que el solicitante es hijo, padre, madre o cónyuge de un chileno; o acogiéndose al acuerdo sobre residencia de los estados partes del Mercosur.
En el primer caso, el interesado deberá redactar un email al consulado chileno en su país, indicando las razones que lo llevan a visitar Chile. Si estas son aceptadas, tendrá que presentar una copia de su pasaporte y de su cédula de identidad, entre otras cosas.
En el segundo caso, el solicitante, que tendrá que ser argentino, brasileño, boliviano, paraguayo o uruguayo y carecer de antecedentes penales y delictuales, deberá acercarse al consulado chileno más cercano en su país y presentar su documentación de identificación.

-Permiso para trabajar como turista
Si bien la visa de turismo, como su nombre lo indica, está concebida exclusivamente para estos fines, existe la opción de que a través de una resolución otorgada por Extranjería, el solicitante sea autorizado para trabajar en Chile.
Para postular es necesario que el extranjero se dirija al Departamento de Extranjería y Migración y presente el contrato de trabajo legalizado ante un notario o una carta —también firmada ante notario— donde la empresa contratante explique las labores que desempeñará, además de la Tarjeta de Turismo original y vigente, la cual será retenida mientras dure el permiso de trabajo, es decir, por un máximo de 30 días (prorrogables por dos periodos equivalentes).

-Solicitud para trabajar con visa en trámite
La otra opción que tienen los extranjeros que se encuentren en Chile a la espera de su visa y deseen trabajar, es solicitar un permiso provisorio, que demora entre 45 y 60 días en emitirse y que tiene vigencia desde que el solicitante lo recibe en su domicilio particular (acreditado) hasta que la visa es entregada.
“En lugar de esperar 8, 12 o 14 meses, que es lo que normalmente demora la emisión de la visa, solo tendrán que pasar uno o dos meses para que el extranjero cuente con este documento y pueda trabajar”, indica Valentina Flen, abogada especialista en Derecho Laboral e Inmigración y Asociada del Estudio Prieto Abogados.

-Cláusulas específicas para extranjeros
Gabriel Bastías comenta que otro aspecto importante que debe considerar el empresario agrícola a la horade contratar a un temporero extranjero es que este vínculo, a diferencia del convenido con un chileno, contempla la existencia de cláusulas obligatorias, las cuales varían dependiendo del tipo de visa con la que cuente el inmigrante.

-Cláusula de vigencia: Esta se aplica a las visas de turista, temporaria y sujeta a contrato e indica que la prestación de servicios emanados en el contrato se producirá una vez que el trabajador haya obtenido la visa correspondiente, el permiso especial de trabajo para extranjeros o el permiso para trabajar como turista.

-Cláusula de régimen previsional: Se aplica a las visas de residencia temporal y sujeta a contrato y busca dejar constancia que el trabajador cotizará en el régimen previsional chileno, lo que a su vez implicará que el empleador deba comprometerse a efectuar las retenciones y entregarlas a las instituciones correspondientes.

-Cláusula de impuesto a la renta: Se aplica a las visas de residencia temporal y sujeta a contrato, y con ella se busca dejar constancia que el empleador tendrá la obligación de responder al pago de impuesto a la renta correspondiente, de acuerdo a la remuneración pagada al temporero extranjero.

-Cláusula de viaje: Se aplica solo a la visa sujeta a contrato, y con ella el empleador se compromete a pagar al término de la relación laboral —por término de contrato, despido o renuncia— el pasaje de regreso del trabajador y los miembros de su familia estipulados originalmente a su país de origen o al que oportunamente hayan acordado las partes.