Eng English version
Menu

Paro portuario: Las medidas a tomar para mitigar su impacto económico

21 de Diciembre 2018

Es por todos conocida la situación que ha afectado desde hace ya 35 días al Terminal Pacifico Sur (TPS) ubicado en Valparaíso, con motivo del paro organizado por sus trabajadores, el cual continúa en pie a pesar de las tratativas y negociaciones de todos los actores involucrados y el Gobierno, convirtiéndose en la segunda paralización más prolongada en los últimos 20 años.

Dicho paro ha generado graves complicaciones a los agroexportadores, en especial a aquellos que realizan envíos de cerezas y arándanos, ya que es precisamente en esta época del año en la cual éstos se efectúan. Vale la pena recordar que son estos dos tipos de productos agrícolas los que presentan la mayor demanda en el extranjero en la actualidad, siendo estos exportadores los más afectados por este paro.
Lamentablemente esta situación pareciera no tener una solución en el corto plazo, por lo cual me permito entregar algunas recomendaciones para afrontar de la mejor manera posible esta contingencia: Es fundamental decidir de manera rápida el traslado a puertos alternativos de zarpe, ya sea a través de la agencia de embarque con la que se haya tratado originalmente o directamente con la naviera correspondiente. Todo lo anterior mediante una nueva reserva de espacio y obtención de una nueva fecha de salida. Demás está decir que este paro está generando de manera indirecta una importante situación de congestión en los puertos alternativos de zarpe, por lo cual se debe tomar en cuenta tal factor.

Se debe tener en cuenta que naturalmente tal cambio de puerto de zarpe acarreará no solamente el cambio de fechas estimadas de salida (ETD), sino que también el cambio de la nave transportadora, y por supuesto el cambio en las fechas de arribo al puerto de destino (ETA).

Es importante tener en consideración que lo anterior derivará probablemente también en el cambio de itinerarios, con la consiguiente adición de puertos de escala y transbordos respectivos.

Todos estos contratiempos y demoras afectarán de manera negativa el retorno monetario que los agroexportadores esperaban de la venta de sus productos; sin embargo, y respecto de aquellos productos que aún no hayan sido cosechados, empacados y consolidados en contenedores, esperando su turno en los patios de stacking, podemos dar como recomendaciones las siguientes, y que pueden resultar de utilidad tanto a aquellos exportadores que tengan contratada una póliza de seguro con cobertura en caso de huelga, como a aquellos exportadores que no tengan un seguro con tal cobertura especial: Acelerar los procesos internos de cosecha, selección, empaque, consolidación de contenedores y transporte al puerto de salida, todo lo anterior con el objeto de que los productos exportados lleguen a su destino final con la mayor cantidad de vida útil comercial posible (shelf life), de tal manera que, y en la medida de lo posible, hayan pasado la menor cantidad de días entre la cosecha del producto y su arribo al puerto de destino.

Lo anterior permitirá a los exportadores en general, y en especial a aquellos que no posean un seguro con cobertura ante paros portuarios, lograr enviar a sus clientes un producto preparado para enfrentar de la mejor manera posible los efectos adversos e inescapables de un paro portuario, y en consecuencia obtener una mejor liquidación por parte de sus recibidores y clientes, mitigándose, y en la mayor medida posible, los perjuicios económicos.

Adicionalmente se recomienda contratar servicios de inspección de calidad pre–embarque y de reportes de consolidación de contenedores, informes los cuales permitirán demostrar que el producto embarcado era de calidad de exportación, que su fecha de cosecha y empaque fue razonable y además cercana, tanto en relación a la fecha de su salida del puerto de zarpe como en relación a la fecha de su arribo al puerto de destino, y que además se mantuvo bajo condiciones ambientales y de temperatura adecuadas con anterioridad a su envío.

Todos los procesos anteriores y su correspondiente soporte documental permitirán tener los respaldos necesarios para poder demostrar, en el caso de los exportadores que tengan contratadas pólizas que otorguen cobertura frente a situaciones de paros portuarios, que los daños a la carga y su condición al arribo (posiblemente pérdida de firmeza, pudrición, moho, disminución de vida comercial útil, etc…) se debieron precisamente al período de espera y detención en puerto sufrido por ésta con motivo de estos hechos ajenos a la responsabilidad del exportador y que no tuvieron su origen en defectos inherentes del producto, consiguiendo así un mayor porcentaje de indemnización por parte de la compañía de seguro en relación a las pérdidas económicas alegadas.

Por último, no está de más recordar la importancia vital de contratar un servicio de inspección pericial de productos perecibles, con el objeto de que un perito especializado pueda inspeccionar la carga en su destino final, de la manera más rápida y completa posible.
Tal servicio y su ejecución le permitirán al agroexportador contar en definitiva con un reporte objetivo e imparcial acerca de las causas y extensión de los daños que pudiera sufrir la carga, así como contar con una cuantificación y valoración precisas de los posibles perjuicios económicos. Dicho reporte, y adelantándome a la posible ocurrencia de controversias entre exportadores e importadores con motivo de los efectos del paro portuario en los productos enviados, constituirá un medio de prueba fundamental con el cual será necesario contar.

Pablo Rogers (progers@araya.cl), abogado área Seguros y Derecho Marítimos de Araya & Cía.