Eng English version
Menu

Licencias Sobre Nuevas Variedades Vegetales Protegidas

26 de Agosto 2019

Análisis de la Abogada Loreto Polloni

Durante la última década, la industria agrícola chilena se ha tenido que replantear la forma de trabajar con los bajos precios de retorno de la exportación de fruta de las variedades liberadas tradicionales en Chile, lo cual le entregó a la industria una importante lección y misión: trabajar en base al público consumidor, en sus gustos y exigencias, ya que si los productores buscan obtener los precios de un producto de alta calidad, se debe ofrecer un producto que se pueda mantener por más tiempo y cumpla con las características que espera el consumidor en destino.


Los desarrollos tecnológicos de los laboratorios y viveros en todo el mundo, han permitido crear nuevas variedades que pueden satisfacer las necesidades de los compradores, obteniendo mejores resultados de venta, sin embargo en Chile, los productores se han encontrado con problemas al momento de obtener las licencias de producción y comercialización de nuevas variedades protegidas, las cuales permiten la producción de nuevas variedades y la exportación de la fruta.

Algunos indican como responsable del poco acceso de productores a los clubes de exportadores, otros dicen que existe una especie monopolio, otros sostienen que es culpa de las exportadoras, sin embargo la falla es la poca importancia que le estamos dando a la protección de la Propiedad Intelectual, la desconfianza de parte de los obtentores de las nuevas variedades respecto de los productores y exportadores chilenos, y el abuso por parte de los licenciatarios del Royalty Stacking en Chile, lo que ha encarecido las variedades nuevas para los productores.

La baja importancia que le estamos dando a la Propiedad Intelectual en Chile, ha sido un debate dentro de los diferentes círculos dedicados a las Variedades Vegetales Protegidas, como bien lo señaló Luis Fernández, el Gerente General de A.N.A. Chile: “Debemos estar en sintonía con los creadores de esas variedades y quienes las administran, esto significa actuar y ser reconocidos como una industria madura y respetuosa de la propiedad intelectual, tema aún pendiente y que requerimos abordar con decisión. Sin la protección real de la propiedad intelectual se desincentiva también la investigación y la aún incipiente pero exitosa actividad de creación de variedades locales seleccionadas según nuestras condiciones climáticas y geográficas y las necesidades comerciales”.

Carencia de Registros Públicos:

La falta de los registros públicos que otorgan el reconocimiento de los derechos de obtentor, produce que los creadores de nuevas variedades no tengan acciones en contra de las infracciones de la propiedad industrial de sus plantas.

En Chile, existe un sin número de variedades, sobre las cuales se está haciendo cobro de Royalties, se están otorgando licencias, pero que bajo el derecho chileno, no cuentan con ningún tipo de protección ya que no han sido debidamente registradas ante el S.A.G, eso quiere decir, que el obtentor, no tiene acción ninguna frente al mal uso de sus desarrollos botánicos, lo cual pone en riesgo la industria agrícola, ya que la desconfianza de parte de los obtentores para otorgar licencias en el territorio chileno, irá creciendo y perjudicará a los productores, si las faltas de resguardo de los derechos de Propiedad Intelectual continúan.

Junto con lo anterior, se está generando actualmente el fenómeno denominado Royalty Stacking, mediante el cual, se van “apilando” royalties desde el obtentor, pasando por el representante en el territorio, luego por los clubes y las exportadoras, para terminar encareciendo los costos del productor de manera desmedida. Los diferentes actores de la cadena, quieren obtener ganancias de los derechos de propiedad intelectual de las variedades y de las licencias que les han otorgado, lo cual desmotiva a los productores a invertir en estos negocios, por lo que se dificultan los recambios varietales que se necesitan de manera urgente en la industria chilena, en especial, para la uva de mesa y los arándanos, por la gran competencia que estas frutas tienen en el mercado internacional.


*Para mayor información sobre este tema se agradece contactar a la abogado Loreto Polloni en el correo Lpolloni@araya.cl