Eng English version
Menu

Chile: Esta sería semana clave para el TPP-11 en el Senado

11 de Enero 2021

El Ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, hizo un llamado a aprobar el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP-11), de cara a la votación que debiera realizarse esta semana en el Senado, donde el acuerdo comercial está siendo tramitado hace casi dos años.

"No podemos seguir perdiendo oportunidades para el país", comentó el canciller en un punto de prensa. Agregó que votar contra el tratado es hacerlo en contra de uno de los legados más importantes de la Presidente Michelle Bachelet y “nosotros esperamos que este elemento de juicio sea considerado particularmente por los senadores de oposición".

Hay que recordar que el TPP-11 fue firmado en Santiago en marzo de 2018 por 11 países: Chile, Australia, Brunéi, Canadá, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam. Entró en vigor el 30 de diciembre de 2018, una vez ratificado por seis naciones.

Allamand recordó las palabras de la ex mandatario cuando habló de que era un “tratado integral y progresista”, y que la rúbrica era un “hito de la política exterior chilena”, para ampliar y profundizar la extensa red de acuerdos comerciales en beneficio del país en un sentido cada vez más inclusivo.

Una millonaria merma

El Canciller también se refirió a los efectos negativos de la dilación de la aprobación del tratado.

El retraso "está afectando a la recuperación económica. Si el tratado estuviera aprobado, más de 3.000 productos de distinta naturaleza estarían ingresando a los mercados del TPP-11 con ventajas que hoy día no tienen", explicó. Además, aseguró que esto ha significado una merma en nuestras exportaciones de unos 2.000 millones de dólares.

En segundo lugar, Chile estaría cediendo una ventaja muy importante a naciones que son competidoras frente a mercados claves para nuestros productos como Japón, Vietnam y Canadá: "Cuando los chilenos no podemos llegar a esos mercados y sí lo hacen los competidores, entonces obviamente que se produce un desplazamiento de nuestros productos y después cuesta mucho recuperar".

Por último, destacó que "no suscribir y ratificar el tratado, afecta lo que ha sido una de las estrategias permanentes de Chile durante las últimas décadas, que es precisamente nuestra inserción en el Asia Pacífico".

"Aquí se produce una paradoja: mientras hay sectores en la política chilena que se resisten a suscribir el TPP-11, China y Reino Unido manifiestan su voluntad de incorporarse a esta asociación".

Argumentos incorrectos

De cara a la votación del TPP-11 en el Senado, han surgido argumentos incorrectos en contra del acuerdo. En este sentido, Allamand aclaró ciertos dichos, como que el tratado impide que un futuro gobierno pudiera eventualmente expropiar una empresa extranjera: "Eso es completamente falso. Las facultades para expropiar alguna empresa, de conformidad con la Constitución y la Ley, se mantienen completamente inalterables".

De esta misma forma, las facultades regulatorias en materias ambientales, de seguridad social o laboral, "se mantienen absolutamente intactas".

"El TPP-11 bajo ninguna circunstancia obliga a ninguna modificación legal en Chile. Y desde el punto de vista constitucional se ha levantado una cortina de humo: lo que dice el Artículo 135 actual de la Constitución no es sino una reafirmación de un principio de la política exterior chilena, que es precisamente el cumplimiento de los tratados válidamente suscritos".

Respecto del argumento que sostiene que el TPP-11 afectaría la posibilidad de dictar normas para obtener una rebaja en el precio de los medicamentos, el Canciller aseguró que también es falso y ejemplificó con el hecho de que Nueva Zelandia -uno de los países que integra el tratado- tiene uno de los sistemas con los precios de remedios más bajos del mundo.

El acuerdo no afecta el precio ni acceso a los medicamentos, al mantener los plazos de protección de las patentes farmacéuticas establecidos en la legislación vigente.

Actualmente, el TPP-11 representa el 13% del PIB global.