Eng English version
Menu

Columna: El cambio que trae la Ley de Registro de Contratos Agrícolas

16 de Octubre 2020

Los primeros días de junio de 2020 se implementó oficialmente el portal https://www.registrodecontratosagricolas.cl/, bajo supervisión del Ministerio de Economía, donde se materializa lo establecido en la Ley 20.797.

En la nueva plataforma se puede realizar el registro de los contratos de primera venta de productos agrícolas entre un productor y comprador, cuya entrega es a plazo y que decidieron voluntariamente el registro del mismo y en particular algunas de sus cláusulas, que la ley 20.797 exige sean obligatoriamente registradas. El concepto de productos agrícolas es amplio, abarca productos de origen animal o vegetal, es bastante amplio.

Esta ley fundamentalmente establece que el hecho de registrar un contrato de primera venta de productos agrícolas, el cual es oponible a terceros, quiénes tienen que responder solidariamente junto con el productor, a través de un juicio sumario, de todos los perjuicios que pueden llegar haber sido ocasionado al comprador original de los productos objeto del acuerdo.

Además, permite que se pueda mejorar la transferencia tecnológica entre productores y sus compradores, mejorar el financiamiento a los productores, como también a los primeros compradores, quienes pueden mejorar su posición financiera frente a los Bancos, al contar con contratos de suministro de productos agrícolas que están protegidos por este sistema.

La situación de las dobles ventas o del incumplimiento en la entrega de los productos agrícolas quedará en el pasado, ya que el costo de incumplir es muy alto, no solamente para el vendedor, sino que también para cualquier tercero que quiera comprar un producto objeto de un contrato registrado. Esto lleva a que todos los compradores de productos agrícolas deban consultar este registro para evitar incurrir en la responsabilidad civil de tener que indemnizar a terceros por comprar productos protegidos.

La típica figura que usualmente se produce es la de exportadoras de fruta que acordaban con productores, por ejemplo, la venta de cerezas y su entrega a futuro, donde las partes establecen un precio determinado, volúmenes de entrega y otros términos para luego, una vez que ocurran hechos como una lluvia o bien una granizada, se genera en el mercado una especulación en los precios y muchas veces el incumplimiento en las entregas de los productos. Justamente este registro persigue el cumplimiento de los acuerdos.

Por otra parte, este registro cambiará la manera de hacer negocios en el sector agrícola, ya que los compradores, usen o no este sistema, siempre deberán revisar a sus vendedores para comprobar que sus productos no sean objeto de un registro previo y, por lo tanto, generarles una contingencia de responsabilidad solidaria.

Para más información, contactar a Matías Araya, socio fundador y abogador de Araya & Cía. (matias@araya.cl).