Eng English version
Menu

La responsabilidad de las líneas aéreas en el transporte de mercancías perecibles.

23 de Septiembre 2019

Artículo del Abogado Pablo Rogers

Todo aquel exportador que decida enviar al extranjero una carga de naturaleza perecible mediante vía aérea, debe tener en cuenta que es posible reclamar a la línea aérea contratada para tal transporte de los perjuicios que resulten de los eventuales daños a la carga y perjuicios económicos que se deriven de ciertos hechos y situaciones, que de acuerdo a los tratados internacionales y leyes vigentes, son de responsabilidad de las líneas aéreas.


Estas situaciones, entre otras, son las siguientes:

· Retrasos en el despegue del vuelo contratado.

· Escalas no autorizadas.

· Retrasos en el arribo al aeropuerto de destino.

· Custodia incorrecta de la carga mientras está bajo la custodia y cuidado de la línea aérea, ya sea tanto en los aeropuertos de origen como en el de destino, así como también en los aeropuertos de escala.

En relación a lo anterior, las leyes aplicables señalan de manera clara que las líneas aéreas son responsables de los daños causados por la destrucción, la pérdida o la avería de la carga por la sola razón de que el hecho que las haya causado se hubiera producido durante el transporte aéreo, lo que incluye por supuesto el período de tiempo en que la carga, habiendo sido entregada por el exportador, esté bajo el cuidado de la línea aérea. Adicionalmente, también se les responsabiliza a las líneas aéreas por los daños causados por los eventuales retrasos que se produzcan durante el desarrollo del transporte aéreo.

En mi experiencia, este tipo de daños son bastantes comunes, sobre todo los relacionados con los eventuales retrasos en la llegada de la carga a su destino, así como también los que se producen debido a un deficiente cuidado de la carga encomendada durante las horas que se extienda una escala, ocasiones en las cuales se producen daños de consideración, derivados tanto de la perdida de la vida útil comercial de los perecibles transportados como consecuencia de retrasos extendidos, como de las pérdidas de condición de los perecibles (aparición de moho y pérdida de firmeza), como consecuencia de no haberse almacenado la carga en un bodega refrigerada mientras ésta estaba en espera de ser embarcada en el vuelo, o mientras ésta estaba situada en un aeropuerto de transbordo o escala.

Para efectos de salvaguardar los derechos que el exportador pueda ejercer en el futuro contra la línea aérea responsable es importante tener en cuenta lo siguiente:

Siempre se debe indicar en la carta e porte aéreo (o AWB) la instrucción de que la carga debe ser refrigerada en todo momento que sea posible, lo cual se hace constar con la frase “Carga Perecible – Mantener Refrigerado”.

En caso de daños a la carga derivados de averías o una deficiente custodia de ésta, se debe presentar una carta de protesta dirigida a la línea aérea (o cualquier agente intermediario, como un freight forwarder) dentro de un plazo no mayor a 14 días, contados desde la recepción de la carga averiada; y en el caso de que la carga haya arribado de manera retrasada a su destino este plazo se extiende a 21 días, contados desde la recepción de la carga. La no presentación de tales cartas de protesta tiene una consecuencia tan grave como perder el derecho a presentar una demanda contra la línea aérea.

Por último, y en el caso de tener la certeza o la sospecha que la carga recibida en destino se encuentre en malas condiciones, es importante también que el consignatario no firme ningún documento que signifique haber recibido la carga de modo conforme.

Siguiendo estas recomendaciones, y contando además con los documentos necesarios para acreditar el buen estado y calidad en general de los perecibles entregados a la línea aérea, las posibilidades de obtener una indemnización económica por daños y perjuicios aumentan de manera considerable.

*La información encontrada en el comentario del Abogado Pablo Rogers se encuentra en el Convenio de Montreal 1999, en los artículos 1, 18, 19, 31 respectivamente.