Eng English version
Menu

Ley de protección al empleo permite acceder a la activación de los seguros para congelar créditos

29 de Abril 2020

La ley establece que “se entenderá que el trabajador se encuentra en una situación de cesantía involuntaria”.


Las cifras actuales al 23 de abril reflejan que se han acogido a esta regulación 66.573 empresas, suspendiendo los contratos de 516 mil trabajadores. Esto equivale al 10,6% de trabajadores asalariados, según cifras de cotizantes del Seguro de Cesantía.

Las estadísticas nos indican que el 20% de los trabajadores de las microempresas (141.670) ya están acogidos a esta ley. Le siguen las pequeñas, con el 14,7% de su dotación (137.348), en las medianas está acogido el 8,9% (80.582) y en las grandes solo el 6,5% (151.568).

La ley estableció que “se entenderá que el trabajador que se acoge a la ley se encuentra en una situación de cesantía involuntaria para los efectos de la cobertura de los riesgos previstos en la póliza respectiva”.

Esto quiere decir que los trabajadores que suspendan su contrato con su empleador y se acojan a la Ley de Protección al Empleo podrán hacer efectivos los seguros de cesantía o cláusulas de cesantía asociadas a los créditos de cualquier naturaleza, ya sean estos con bancos, instituciones financieras, casas comerciales o similares, con los que mantengan deuda en cuotas u otra modalidad.

La Ley de Protección del Empleo busca proteger la fuente laboral de los trabajadores y trabajadoras, permitiéndoles acceder a las prestaciones y complementos del Seguro de Cesantía, cuando se presenten las siguientes situaciones:

1. Se suspenda el contrato de trabajo por acto de autoridad (cuarentena).

2. Se acuerde un pacto de suspensión del contrato de trabajo.

3. Se acuerde un pacto de reducción temporal de la jornada de trabajo

Se debe tener presente que la suspensión temporal del contrato de trabajo significa que el trabajador no presta el servicio convenido y que el empleador no paga la remuneración pactada. La infracción a esta Ley supone la aplicación de multas e incluso sanciones de carácter penal que pueden afectar tanto al empleador como al trabajador.

Para dichos efectos y que se cumpla lo estipulado en la ley el trabajador deberá acreditar su condición de beneficiario de esta por medio de un certificado de su empleador que podrá hacer llegar preferentemente de manera electrónica a su acreedor debiendo este de inmediato “activar medidas de rebaja, postergación o condonación de cuotas o deudas que se establezcan en el respectivo contrato comercial”.

Podemos establecer que el trabajador con el certificado de la Administradora del Fondo de Cesantía que acredite que está suspendido el contrato podrá cobrar los seguros de cesantía privados.