Eng English version
Menu

No solo para los berries: Cambio del responsable del IVA se aplica sin excepciones a otros sectores

29 de Enero 2018

Una nueva resolución de Servicios de Impuestos Internos (SII) emitida el 12 de enero pasado, impone nuevamente el cambio del agente retenedor del IVA, y la obligación de emitir facturas de compra, en industrias agropecuarias como ganado, legumbres y trigo, la venta de arroz y de especies hidrobiológicas, entre otras como la madera y la actividad de la construcción.

Se trata de una derogación de las excepciones establecidas mediante resolución el 2008, la cual permitía a los quienes contaban con facturación electrónica ser ellos los retenedores del IVA.

Con la resolución de este mes, en cambio, “el retenedor del IVA deja de ser el que vende, sino quien adquiere el producto del proveedor o contrata un servicio determinado, debiendo emitir este último una factura de compra”. Así lo señala el experto tributario de Araya & Cía., Claudio Salvatierra, quien ya ha dado a conocer este tema en la industria de los berries, una de las primeras “afectadas” por esta medida.

Esta instrucción debe ser cumplida de acuerdo lo indicado. “Por más que se pague el IVA por medio del proveedor, emitiendo factura y reteniendo este impuesto como se hacía anteriormente, la no emisión de facturas de compra por parte de la empresa o persona que obtiene el bien o servicio del proveedor puede terminar en una serie de sanciones por no cumplir con la norma administrativa de Servicio de Impuestos Internos”, indica el abogado.

Entre las sanciones se encuentran la posibilidad de perder el crédito fiscal (lo que se traduce en tener que pagar un IVA mucho mayor), además de multas o -inclusive- el riesgo de la clausura hasta por 20 días del establecimiento.

Salvatierra comenta que las empresas de estos sectores afectos a esta resolución "deben realizar un diagnóstico de cumplimiento tributario, para así saber si la empresa está o no cumpliendo con la normativa que exige el Servicio de Impuestos Internos, con relación al cambio de sujeto del IVA, para desarrollar el giro de forma tranquila".

Una vez hecho, "corresponde medir los riesgos asociados para evitar contingencias, para después alinear a la compañía con la nueva normativa", finaliza.