Eng English version
Menu

Tasación del Bien Raíz Agrícola: ¿Cómo asegurar sus beneficios tributarios?

08 de Noviembre 2017

Columna de Claudio Salvatierra, abogado tributarista de Araya & Cía.

La tasación de los predios agrícolas ha sido un tema ya tratado en la industria tras la puesta en vigencia de la Reforma Tributaria, que otorgó este beneficio a los propietarios y agricultores que se vieron obligados a pasar de un Sistema de Renta Presunta a uno de Renta Efectiva, con todo lo que aquello conllevaba en su gestión contable. Dicho beneficio permite actualizar el valor comercial del predio agrícola y es muy ventajoso, ya que disminuye la base imponible al momento de generar una utilidad por venta, lo que significa -finalmente- pagar menos impuestos.

Sin embargo, no se ha hecho del todo hincapié en que existe un procedimiento que no debe pasarse por alto, para disfrutar de una menor carga impositiva al momento de la primera venta de una propiedad. Lo que hemos visto es que, al no tener en consideración dicho procedimiento establecido por Servicio de Impuestos Internos, agricultores propietarios que tasaron su predio para gozar de una menor carga impositiva, no lograron tener acceso a este beneficio.

¿Cuál es el riesgo de tasar el predio agrícola para optar a una base impositiva más favorable y que SII rechace la solicitud por fallos en el procedimiento? El primero es perder por supuesto este beneficio, dinero que se dejó de ahorrar o invertir, lo que es sumamente importante de considerar entendiendo que la agricultura es muy intensiva en capital para la inversión durante cada temporada. El segundo, es el haber hecho la tasación pero no cumpliendo con la normativa establecida. De esta forma, el propietario hará la venta pagando -en definitiva- un impuesto mucho mayor al planeado. El riesgo es un eventual proceso de fiscalización, si la tasación no cumple con todos los requisitos establecidos.

PROCEDIMIENTO A SEGUIR

Es muy importante señalar que algunos propietarios que optaron por el beneficio el año pasado, Servicio de Impuestos Internos no les aprobó la solicitud. Esto, debido solamente a un tema formal, pese a haber dejado de tributar bajo el régimen de renta presunta y haber cambiado a renta efectivo. Esto, primero que todo, debido a que tasaron la propiedad con un tasador corriente, sin tener en cuenta que la ley establecía un procedimiento en el cual un profesional muy específico, con 10 años de experiencia y registrado en una nómina del SII, era el llamado a hacer la tasación.

Este profesional que debe cumplir con ciertos requisitos determinados, emite un informe de tasación, el que después es aprobado y certificado por una sociedad dedicada a tasar activos de naturaleza agrícola, la cual también debe estar inscrita y autorizada por Servicio de Impuestos Internos. Además, dicha empresa tendrá que emitir un certificado aprobatorio, y presentarlo ante SII mediante carta certificada.

Se trata, como puede apreciarse, de un procedimiento engorroso que requiere de una guía.

Asimismo, hay otros requisitos “finos” que exige la normativa para que el dueño de un predio agrícola pueda optar al beneficio, los cuales deben verse caso a caso. Junto con eso, los plazos para solicitar el beneficio son acotados, y éste vence el 31 de diciembre del 2017, conforme a las instrucciones de Servicio de Impuestos Internos.

El dueño de un bien raíz agrícola puede realizar ahora la tasación, pese a no tener la intención de vender en esta temporada, ya que es posible que quiera hacerlo de aquí a unos tres años, o pretenda reorganizar su patrimonio según los resultados de una campaña, por lo que es algo que recomendamos hacer a todos los agricultores que son propietarios y que están utilizando el régimen de Renta Efectiva, luego de muchos años de haberlo hecho bajo Presunta.